Intensos operativos de tránsito y control de alcoholemia encaró la Municipalidad el fin de semana

Lunes 13 de Noviembre de 2017
  • Abc
  • Abc
  • Abc
Ampliar
11:02 HsLa Municipalidad realizó durante todo el fin de semana operativos de control de tránsito y alcoholemia en horarios nocturnos y vespertinos. Hubo autos y motos secuestradas por conductores alcoholizados o infringir ordenanzas municipales o leyes provinciales y nacionales respecto a la seguridad de quienes se trasladan en vehículos. Se intentó transmitir la toma de conciencia sobre los riesgos en infringir normas básicas para el conductor.
Desde la Dirección de Tránsito municipal con su cuerpo de inspectores y acompañados por Policía de Entre Ríos, se encararon diversos operativos de tránsito y control de alcoholemia en zonas clave de la capital entrerriana.
Germán Leites, jefe matriculado a cargo del operativo del fin de semana, informó que "el viernes -ya madrugada del sábado- se inició un control estricto desde la 0 a 6, en la zona de El Rosedal, Costanera y avenida Ramírez. El operativo estuvo dirigido a automovilistas que fueron interceptados con falta de documentación del auto, o infracciones a la hora de circular. El saldo fue negativo para los inspectores, "en el sentido de que se retuvieron 13 automóviles por circular alcoholizados los conductores, infringiendo la ordenanza 9.509 que a su vez adhiere a la ley provincial 10.460".
Esta vez no hubo infracciones en remises o taxis, que suelen llevar más plazas permitidas de lo que fija la ley, como rige la ordenanza 9.211. Precisó que hubo un caso "de un conductor que se dio a la fuga por calle Leguizamón y el 911 lo interceptó. Su huida del operativo se había dado porque no contaba con la transferencia del auto que conducía, siendo otra de las infracciones por irregularidad en la documentación".
El jefe del operativo indicó que en Paraná rige "tolerancia cero en materia de alcoholemia. Paraná adhirió a esta ley provincial que es la 10.460. Todo control de alcoholemia debe dar 0 alcohol en sangre".
El sábado a la noche y madrugada de domingo se reiniciaron los operativos más circunscriptos a la zona de boliches, por Costanera y Puerto Nuevo, y avenida Ramírez - como arteria habitual elegida para salir de la zona-.
El llamativo caso se dio el domingo cerca de las 9.30, cuando un conductor de un Peugeot 308 quedó "colgado" en la zona peatonal de la Costanera Baja. Allí acudió personal de Tránsito junto a Policía de Entre Ríos."El control de alcoholemia le dio 1,42, identificándose como David Silva, de 18 años. Finalmente, un camión municipal de los que recogen escombros, pudo sacar al vehículo de la incómoda situación. Afortunadamente en la maniobra no embistió a ningún peatón", indicó Leites.

Domingo de motos y autos por ruidos molestos

A su vez el domingo desde la tarde y hasta la noche -entre las 17 y las 23-, se encaró otro operativo en la zona de El Rosedal, Monumento a Urquiza, zona de calle Leguizamón, donde inspectores y policías, se abocaron principalmente "a concientizar a conductores sobre minimizar los ruidos molestos, tanto en motos como en vehículos. Hubo retención de tres motos y dos autos. Se multa en general a quienes estacionan o circulan con equipos de música con alta potencia en parlantes y volumen alto. También se detectaron casos de falta de uso del casco o que llevan el casco como visera o colgados del brazo". Esto empieza a ser habitual con las primeras altas temperaturas, pero el personal de Tránsito se mostró inflexible a respetar las normas de tránsito que están hechas para preservar la seguridad de los conductores.
"Otra infracción habitual fue la de trasladar más pasajeros de lo permitido, en motos, que debe ser solo un acompañante y tiene que ser mayor de 12 años. Hubo un caso de un padre dijo que aceptaba la multa pero no tomando conciencia del peligro de llevar un menor parado adelante, siendo que infringe la ley nacional de tránsito número 24449".
También se observaron infracciones como llevar a menores de 10 años sentados en el asiento de acompañante en el auto y sentado frente al volante y no atrás. "Por ley, los menores de 10 años deben ser trasladados en los asientos de atrás con la sillita de sistema de retención infantil, que es obligatorio respetar por el riesgo ante lo frágil que es un niño, tal lo dispone la ley 24449", recordó Leites.